miércoles, 7 de diciembre de 2011

Mil y una palabras - Capítulo 9º

Ya era lunes y empezamos el curso, y como siempre, ya levantándome tarde. Me duche a toda prisa y me puse lo primero que pille, unos pantalones de Adidas y una camiseta de los Mavericks. Cuando lo tenía puesto bajó rápidamente las escaleras, desayuno el tazón de leche de dos tragos y el bollo en otros dos. Subo de nuevo a lavarme los dientes, calzarme los playeros y a por un bolígrafo y papel. Cuando estoy ya todo preparado, sonó el timbre, era ella, seguro. Baje las escaleras rápido y abrí la puerta, y lo primero que vi fue una gran sonrisa de oreja a oreja, más tarde su rostro, y después, su cuerpo entero, viendo como abrazaba una carpeta marrón.
- ¡Buenos días dormilón! Por lo que puedo observar… si que te has dormido, pero aún así, te queda genial.
Según salí de la casa estuvimos caminando un buen rato, hasta que empecé a ver gente, por lo que pasé mi brazo por sus hombros, y ella se arrimó a él.
- ¿Te importa Yai? No quiero molestarte
- No- respondió ella con rapidez pero con calma- No me importa para nada, estoy bien –entonces le sonrío, junto su cuerpo más al suyo y le rodeo con su brazo su cintura.
Poco a poco, entre risas y anécdotas, llegaron al instituto. Era enorme, el acostumbrado a uno de pueblo, de trescientas personas, una arriba una abajo, y esta que era cuatro o cinco veces más era inmenso que su antiguo instituto. Según entramos en el recinto me fue diciendo como estaba distribuido el instituto y los grupos.
- Los que están al lado de las canastas, son los deportistas. Esas o esos, a veces no se sabe bien por las pintas, no son góticos ni emos, son los Otakus.
- ¿Y qué significa eso?- la pregunte con cierta extrañez.
- No se, nunca me he parado a pensarlo o a buscarlo al diccionario. Pues ya sabes, si quieres ser productivo, busca busca – me dijo como si fuera un perro y me abrazó fuertemente.
Cuando nos íbamos acercando a la puerta, pudimos ver al grupo de las chicas, a las cuales las saludamos para ponerle más de los nervios de lo que estaban. Llegamos a la puerta, donde la gente se congregaba mirando en que clase nos tocaba.
- Espera- la dije a Yai, ¿y tus amigas? ¿No me las presentas?
- Si, son aquellas que vienen allí.
Entonces desde lo lejos se ven a tres chicas, que parecían unidas por conveniencia pues cada una era muy diferente. Una iba de negro entero y con alguna mecha en el pelo de color rojizo. Otra, un poquito más alta que ella, iba con un gorro estilo francés, una camiseta blanca perfectamente colocada, como si se hubiera estudiado donde tenía que ir cada pliego y unos pantalones ajustados, y por último, otra que iba completamente en chándal, con un balón de baloncesto bajo el brazo.
- ¿Qué grupo más extraño, no?
- Si, pero calla, ahora te las presento- Entonces llegaron y las fue saludando a cada una con dos besos, mientras empezaban a cuchichear y a mirarme. Ya empezamos…. Pensé.
________________________________
Siento que este capítulo sea más corto que los anteriores, pero no me venía la inspiración, y desde mi punto de vista, es lo peor que he podido escribir, pero no os preocupéis, me esforzaré en mejorarlo, y gracias por aguantarme :)

5 comentarios:

Laila:) dijo...

M gstaa mchhhoooo!! ;) hay tnido mjores, pero está gnial! ^^
Una csa: has puesto q se ven 4 chicas a lo lejos y solo has dscrito a tres.. flta una ,.. xd
Un bso! :D

Sr. Scott dijo...

No falta,sobra! jajaja
Gracias por la observación

Laila:) dijo...

jajajaj bueno, o flta una dscripcion .. xd

Sr. Scott dijo...

esque con esa visión que tienes miope mía :P

Laila:) dijo...

jajjjja q fuerteee me pareceee! jajjaa no me llames así!! q ya me deprimo yo sola, no necesito ayuda! xd