domingo, 16 de octubre de 2011

¡Sssssst!.

                      ¡Sssssst!.
No hables, ¿para qué estropear el silencio si no hay nada mejor que decirnos?. Son innecesarias  las palabras cuando una simple mirada, un sencillo gesto dice todo lo que quieres decir. No es necesario mover las montañas para que un río fluya con sus peces, porque la tierra solo pide que se mantenga así, tal cual, ¿por qué cambiarlo si está bien? Solo sería estropear la imperfección que te hace única, la que hace de ti una persona ideal, la que un muchacho normal buscaría por ahí, no una princesa de mansiones y dinero, porque muchas de ellas son fachadas y poco corazón, las cuáles prefieren a un muchacho musculoso, que tenga dinero y yates, mientras lo que una persona busca, es simplemente, otra igual que él, que pueda tener una persona siempre a su lado y nunca le falle.



3 comentarios:

Cristina Biem dijo...

Acabo de descubrir tu blog y la verdad es que estoy enormemente sorpendida... me encanta! te expresas de forma espeluznante (en el buen sentido) y es que... espero que seas consciente de que muy pocas personas tienen esa capacidad... Mi enhorabuena por mi parte, muy pero que muy en serio :)

Laila:) dijo...

aiss q bonito!! ^^

.... dijo...

Muchas gracias chicos,me alegro que os guste mucho,o muchísimo como en tú caso Cristina. Si quieres que lo lea algú/a amigo/a tuya hazselo saber :)