miércoles, 25 de enero de 2012

Siento, luego existo.

"-¿Tienes algo que hacer? +No, ¿por? -Nada, es que había pensado que podrías quererme un rato, pero como sugerencia."
"+Hola! -Perdón, te conozco? +Yo a ti si! -De qué? +De verte todas las noches entrando y saliendo de mis sueños."
¿Qué fáciles son de poner estas frases en los estados de las redes sociales, que te digan que les gusta y que luego te comenten no? Tú sabes que van dirigidos a esa persona, pero ella se encuentra en su mundo paralelo al tuyo, en sus chicos, historias y cosas, mientras tú intentas fundir esos dos mundos. Serías capaz de aprenderte las canciones que le gustan a ella para tener un tema de conversación, de intentar ser el mejor en algo para llamar su atención, aunque eso te conlleve ser un extraño hacia ti mismo. Una sonrisa, una mirada, un enfado es lo que puede hacer el corazón latir con una fuerza increíble en una micromilésima de segundo. Eso es lo que buscamos, un detalle que nos haga feliz el resto del día, pero un detalle que pueda cambiar la situación actual.

1 comentario:

Laila:) dijo...

aajaja ME ENCNTAAAAAAAAAAAAAA<3
La ultima frase es gnial!!!